08 de enero, 2021

Diálogo

Entrevista a los ganadores de Fierro.RGB

Nicolás Viñolo y Luis Alberto Roldán, dibujante y guionista, respectivamente, son los flamantes ganadores del certamen Fierro.RGB. Aquí un mano acerca de sus gustos, de los dilemas del oficio, de los miedos y de las ganas de seguir creciendo. 

Y si usted es un despistado y no leyó aún la historieta ganadora, acá tiene la oportunidad de hacerlo.

compartir
Entrevista a los ganadores de Fierro.RGB

F: Felicitaciones por haber participado y ser ganadores del concurso. ¿Cómo recibieron la noticia?

NV: ¡Muy feliz! La verdad que después de ver la calidad de los otros trabajos, no me lo esperaba. Para mí, un sueño cumplido y un honor.

L: Estaba justo haciendo unos trámites y me enteré por un mensaje de Nico, me puso muy contento. Uno siempre le pone una moneda a lo que hace, pero no pensé que seríamos seleccionados (en primer lugar) y que luego seríamos los ganadores. Este tipo de reconocimientos, más aún por parte de colegas y lectores, te hace pensar que no estás haciendo tan mal las cosas.

F: Nicolás, si bien la historieta ganadora es de ciencia ficción, el estilo remite mucho a la vieja escuela de historieta ciencia ficcionera en la línea de Metal Hurlant. ¿Qué historietas de aquella época te sirvieron de inspiración para recrear los climas de «Me lleva»?

NV: Cuando me enteré del concurso, y consciente del poco tiempo que había, le escribí a Luis para ver si tenía alguna historia corta para hacer. Me pasó un par de ideas muy buenas, de corte más costumbrista. Yo tenía ganas de jugar con criaturas deformes y lugares inhóspitos, entonces le propuse lo del tipo varado en otro planeta. El resto es obra del ingenio y el humor de Luis. En materia de desiertos y surrealismo, Moebius es ineludible. Richard Corben, Juan Giménez…Pero en realidad creo que fueron una influencia subconsciente, porque quería darle un toque más “criollo”. De ahí salió el chiste de la “Citronave”.

F-La historieta, a pesar de su brevedad y de su evidente tono humorístico, transmite una idea: todo favor que se pide tiene un precio y que la caridad, bien entendida, ya no existe. La doble lectura que se puede hacer con «Me lleva» es leer la expresión «dejar o quedar a pata», como el destino final de todo aquel al que se le acaban los recursos. ¿Cómo lo ven ustedes? ¿La sociedad actual dejó de ser empática salvo en las redes sociales?

NV: No había pensado en esa lectura. A mí me remitía al extranjero perdido que no conoce la idiosincrasia y los peligros del lugar en el que está. Esa mezcla de confianza e inconsciencia. Pero toda lectura vale. Si vamos al caso, Argentina es una Citronave fundida. Hacemos dedo y estamos como regalados a la buena de dios. Por eso nos caen mineras contaminantes, emprendimientos flojos de papeles y tratados internacionales oscuros. Me parece que la solidaridad es lo único que nos va a sacar a flote. Las redes son un espejismo, un avatar deforme de nosotros mismos. Es una distopía realmente compleja la de hoy, ojalá no terminemos consumidos por el individualismo. Fue un año para replantearse muchas cosas, pero creo que la gente se dio cuenta que necesita más que nunca al de al lado. De todas formas, las redes pueden ser muy útiles para conectarnos. Con Luis comenzamos a laburar a distancia y sin vernos la cara prácticamente desde Marzo pasado. Y en el medio de todo esto, sin convenciones ni eventos en el horizonte, no hay otra forma. Estamos en puntas opuestas del país.

L: Es una hermosa lectura la que hicieron, a veces uno cuenta una historia y desconoce qué resortes toca en cada lector. Me llama poderosamente la atención a la interpretación, pues es una idea que me suele rondar a la cabeza y creo que, en esta historia, se abrió camino y salió sin que yo lo quisiera. Ahora estamos trabajando con Nico en otra historia y en ella, esa suerte de mensaje, es un poco más evidente. Creo que deberíamos reformular la frase: “En el fondo todos somos buenos” por “En la web todos somos buenos”. Creo que vivimos una empatía de vidriera, las redes sociales te permiten montar una máscara que ni siquiera tenés que sostener con acciones, bastan unos likes, corazoncitos y emoticones, para ser una buena persona. Por suerte no todo es así y aún quedan quienes hacen cosas tangibles por el otro.

F-Lubrio, tenés una doble faceta, como Nicolás tiene la de músico; vos, en cambio, también dibujás… ¿cuándo decidiste pasarle tus textos a un dibujante?

L: Empiezo a hacerlo cuando me doy cuenta que las ideas, como todo lo que está vivo, envejecen y mueren. Desde hace un par de años que inicié esta tarea de guionista al trabajar con Kundo en un libro que llevaba mucho tiempo en mi cabeza, pero que con mis limitaciones como dibujante no podía plasmar en el tono adecuado (anteriormente había escrito un libro llamado Oveja Negra para El Gory, pero fue una experiencia que luego no repetí). Hoy estoy trabajando con varios colegas que admiro en diversos proyectos que irán viendo la luz a lo largo de un tiempo, es una tarea maravillosa. Disfruto mucho ver cómo mis palabras se transforman en dibujos y cómo son reinterpretados por otros. Además, es mucho más sencillo decir “unos 10.000 orcos atacan un castillo medieval en motos voladoras durante el amanecer…” que dibujarlo.

F-Queremos creer que los dos son lectores de todas las etapas de la revista Fierro, ¿Quiénes son sus autores predilectos de la revista en sus diversos períodos?

NV: Ufff, difícil considerando todos los monstruos y monolitos que se han publicado ahí. De los clásicos, Breccia (la familia completa) Muñoz, Solano López, Giménez, Risso, Altuna, Chichonni, Trillo, Mandrafina, Bernet, Fontanarosa, Nine. De lo más moderno, Saénz Valiente, Aón, Minaverry, Túnica, Jorge González, Pablo De Santis, Salvador Sanz, Lunik, Lucas Varela, Santullo, Calvi, Núria Tamarit, Agrimbau y seguramente me olvidé de un montón.

L: Creo que Nico ya los nombró a casi todos. Altuna, Trillo, Bernet, El Tomi, Risso, Varela, Túnica, Agrimbau, Sala, Lunik... Muchos. Más allá de los autores, a mí me remite a uno de mis primeros laburos ni bien había terminado la secundaria, y con esa primera plata propia, salir del trabajo, pasar por el puesto de revistas y comprarme la Fierro.

F-¿Qué se viene de la dupla Lubrio-Vignolo?

NV: Vamos a preparar un libro de relatos cortos de CF auto conclusivos pero conectados en un mismo universo. Es probable que “Me lleva” sea parte de él. También tenemos un western en preproducción, y sobre todo, muchas ganas de ver qué sale. Hay onda creativa y creo que todavía estamos descubriendo lo que podemos hacer juntos. Ojalá se pueda.

L: Le tengo muchas ganas al western, un género que disfruto y en el cual, el diseño de personajes que planteó Nico, es asombroso. La antología me va a permitir moverme con las historias cortas, uno de mis formatos favoritos. 

F-¿Qué trabajos les gustaron del resto de los preseleccionados?

NV: En general, el nivel artístico me pareció muy bueno en todas. Variado y original. Por ahí en algunas no me terminaron de cerrar los guiones. Es difícil contar en pocas páginas y me parece que algunos dibujantes se enamoran de la estética y se olvidan del relato, en el sentido más clásico de estructura.
Destaco “Trending Topic” de Luisina Módica, “¿Qué es Dios?” de Víctor Paez, “Matasapos” de Mariano Luengo, “Caso 32” de Beto Ledes, “Sabroso” de Lubrio y Curia y “Sally & Crow” de Martina Haro.

L: Me gustaron mucho: Sally y Crow, Mata Sapo, Caso 32, Sabroso (jajaja), ¿Qué es Dios?, Humalien, Mala Pesca y Mudanza.

F-¿Cómo ven el panorama actual de la historieta argentina?

NV: En lo artístico muy bien, prometedor, cada vez hay más pibes, y sobre todo, pibas que tienen algo nuevo para aportar al medio. Este concurso y su amplia convocatoria es una prueba de que hay mucha gente remando, y estoy seguro de que hay mucha más. En lo económico lo veo más difícil. Se paga poco si es que se paga. Las editoriales chicas subsisten como pueden, perdemos lectores frente a otros servicios de entretenimiento como el streaming y la inflación hace que la cultura sea un lujo ante otras necesidades. Son pocos los autores consagrados que viven íntegramente del comic y que solo laburan para Argentina. Es muy sacrificado, y hasta casi fantasioso vivir del arte. Hay que cambiar eso con políticas de estado, revalorizar el papel de la historieta como medio cultural importante.

L: Con esperanza. Por momentos la historieta argentina crece, después se aletarga, luego se expande y parece que va a explotar, y después otra vez sopa. En el aspecto artístico es incalculable la riqueza, en el plano económico poco prometedor. Mucha gente debe trabajar de otras cosas (yo, entre ellos) para poder permitirse explorar este arte. Los beneficios monetarios son escasos o nulos a veces. Y es penoso, pues todos los involucrados son productores de bienes culturales… ¡Qué no es poca cosa! Al contrario, es una tarea loable, importantísima y sin embargo tan mal recompensada. No sé cuántos pueden jactarse del orgullo que eso significa. Tu tarea es cultura. Esa es la mejor paga, lástima que no cotiza en mercado.

¡Muchas gracias Nico y Luis por sus respuestas! Esperamos verlos pronto por Fierro...

Biografías

Nicolás Viñolo ha participado como historietista de diversas publicaciones autogestivas, revistas, fanzines y antologías virtuales como Bestia Suelta (Libera La Bestia ed.) y Cinco pal peso (Buen Gusto ed.) Por dos años publicó la tira “El Baúl de Raúl” en la revista ZERO (mza.) Ilustró el libro “Efecto Mutante” de Franco Vaccarini (Bambalí ed.) y obtuvo premios y menciones en los concursos Juan Arancio 2013 (CONABIP), Humor y vino (Vendimia 2017), Concurso de historieta Crack Bang Boom 10 (2019). Actualmente está publicando un comic web semanal con guiones de M. J. Livien en G Comics llamado Vorágine y preparando un par de novelas gráficas junto a Lubrio. Sitio web aquí.


Luis Alberto Roldán publicó historietas en Papalú, La Murciélaga, Risotto, Barcelona, Pelotazo, Fueguitos, Changos, Gutter Glitter, Panxarama, Noviembre, Quiebre, Llanto de Mudo, BlupInk, Loco Rabia y Libera La Bestia. Es uno de los creadores y organizadores del evento “Dibujadxs”. 
Sus trabajos fueron seleccionados para muestras, concursos, exposiciones y antologías. Da talleres de dibujo para chicos en Ferias del Libro. Publicó los libro de historietas Una Pequeña Variable y En las Fronteras de lo Real para ediciones Noviembre. Editor de la revista virtual Cripy, historietas de terror para niños. Guionista del libro Oveja Negra. Dibujante en el libro El Faro del Principio del Mundo, La colección Mi primera Historieta, Lucy Niestra 1 y 2 (dibujante y guionista, el primero de ellos nominado para los premios Carlos Trillo) y El Viaje de Hugui de editorial BlupInk, misma editorial que publicó tres libros recopilatorios de su personaje Zoila Zombie (los dos primeros nominados a los Premios Carlos Trillo) y el primero de ellos obtuvo el premio ALIJA en la categoría Historieta en el 2016. Mismo personaje que ganó también un concurso de proyectos del INCAA durante el año 2017 y se filmó un corto en imagen real. Para Loco Rabia participó en el IV volumen de Teatro en Viñetas. Ilustrador en manuales escolares de Editorial Mandioca. Guionista en El Último Recurso, libro editado por Libera La Bestia, ganador del premio Colossus como mejor libro para público adulto y dos premios Carlos Trillo en Crack Bang Boom en su edición 2020. Recientemente se editó su segunda parte, El Último Recurso: un cuento de Navidad. Cuando no se encuentra dibujando o escribiendo, es Licenciado en Ciencias de la Educación y da clases en un colegio secundario de Morón.

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme

Te puede interesar