Pedro Gutiérrez

Pedro Gutiérrez

Pedro Gutiérrez nació en Buenos Aires en 1908 y, como gran parte de los dibujantes de su generación, estrenó lápices en la editorial Dante Quinterno donde realizó la historieta La barra de Candelario; también colaboró en la revista La Novela Semanal, en la Editorial Estampa, Cara Sucia donde publicó la saga de Hacia mundos extraños, luego retitulada como Tom, de vuelta a la tierra. En Figuritas donde realizó tiras humorísticas e historietas serias y donde, a su vez, reeditó la serie Hacia mundo extraños. Fue director y dibujante de la revista Ping-Pong e ilustrador publicitario. Tardíamente colaboró en las publicaciones Fantasía e Intervalo.
El estilo de Gutiérrez fue dúctil y su labor fue más reconocida en el aspecto humorístico que en la historieta seria donde, en realidad, su arte resaltaba. Esta forma de dibujo la reservó para revistas de aventuras como las que realizó para Columba o en historietas que publicaba de manera circunstancial en algunas de las revistas en las que colaboraba (en Figuritas publicó, además de la reedición de Hacia mundos extraños, la historieta con visos fantásticos titulada El indio Namboré). El estilo de Gutiérrez iba de la tira cómica al dibujo realista, con plumines recargados y muy plásticos, en la línea de Alex Raymond que, a todas luces, fue la principal fuente de inspiración gráfica del argentino.