Militancia

Llega la hora en que el hijo debe escuchar la verdad de la boca de su padre. La historia de un aguantadero donde estaban refugiadas unas «vizcachas», a las que les llovió plomo para que salieran de la cueva. 

 

 

Comprar Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Comprar Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme