Ciudades condenadas/6

John Ferdigan consigue liberarse de su prisión y urge salvar a su esposa. Pero los maleantes que los capturaron no están dispuestos a que el genio del átomo se salga con la suya, la orden es: «¡Tiren a la mujer!»

Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir
Imagen
Imagen
Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme

CAPÍTULOS