Muertos para mi tumba

El justiciero está muerto. Su vaina se pudre bajo tierra. El Topo, resucitador y esclavizador de cadáveres, no puede resistir la tentación de profanar la tumba de su mayor enemigo para reclamar su premio.

Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme