¡Ay, mamita querida!

Hay un abismo, bien negro y profundo, que a veces llamamos «tumba», «fosa» o «estercolero», entre los deseos y la realidad. Temed a lo que surja de ese agujero... 

Comprar Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Comprar Ir a serie
Capítulo siguiente
compartir

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme

CAPÍTULOS